En este mes en que nuestros hijos o sobrinos regresan a clases, quiero hablarles de la famosa mesada (la cantidad de dinero que les damos a los pequeños para que lleven a la escuela o colegio) y darles algunos consejos para lograr convertirla en un hábito que les ayude durante toda la vida.

Recomendaciones finales:

  • Que los niños lleven la cantidad que se fije por día a la escuela o colegio. Esto reduce el riesgo de que lo pierdan, se lo roben o se confundan.
  • Evite billetes de denominaciones grandes. Deles billetes que se les facilite administrar, especialmente los menores de 12 años.
  • Oriéntelos a hacer un plan de ingresos, ahorros y gastos. También puede incluir una parte para inversiones y donaciones.
  • No reponga la mesada si la gastan de manera adelantada. Esto sería el equivalente a que usen una tarjeta de crédito de manera inapropiada, y lamentarán este hábito en la edad adulta.
  • Converse para hacer un seguimiento y ver cómo están administrando su dinero. No deje de hacer esto en la secundaria, recuerde que los hábitos financieros tardan mucho tiempo en crearse.
  • Hágales saber que las personas somos valiosas por nosotras mismas y no por la cantidad de dinero que tengamos. Aunque es importante esforzarse por ganarlo y cuidarlo, su vida no debe girar en torno al dinero.
  • Si las finanzas de la familia cambian y es necesario realizar un ajuste a la mesada, comparta esto con sus hijos, se convertirá en una oportunidad de aprendizaje adicional y de comunicación en familia.
  • Por último, enséñeles a compartir su mesada con personas que lo necesitan.

Para más información:

Fernando Naranjo Elizondo | Director BusinessKids Costa Rica

E-mail: direccion@businesskids.co.cr | Tel: (+506) 2261-0375

Sitio web: www.businesskids.co.cr

 

 

Total
230
Comparte

1 comentario

  1. Yo tuve la experiencia de asignar mesada a mis hijos.
    Hoy, que ya trabajan y estudian, son más organizados en el dinero que yo😂
    Obviamente tuvieron problemas al principio, agotándola antes de tiempo en cosas innecesarias, pero ahora son personas que administran bien sus finanzas, gracias a Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

A %d blogueros les gusta esto: