Resulta que tenía que ir a dejar a mi hijo al kínder en su primer día, y no se quería quedar. Lloró y lloró, y no me soltaba, yo acongojada, la maestra paciente esperando y, al final, logramos soltarlo, pero su llanto me traspasaba el corazón. Al segundo día la historia fue igual, y al tercero y al cuarto. Yo ya estaba desesperada porque por más que hablábamos y le decía que iba a ser una linda experiencia, él era un mar de lágrimas cada mañana. El quinto día, ya desesperada, me quedé detrás del muro del kínder y me dije: si se queda llorando una vez más, mejor ya no lo traigo. ¿Y qué pasó? Ese día se lo di a la encargada y él ¡no lloró más!

A muchos les habrá pasado algo parecido, ¿cierto? Afortunadamente, que los niños no quieran ir a clases se da pocas veces (y, generalmente, sucede cuando son muy pequeños), pero siempre es bueno motivarlos para que disfruten y sean felices, durante todo el curso lectivo.

No importa el nivel al que vayan, tenemos que encontrar la forma de que empiecen bien y terminen bien. Por eso, le pedí a mi amiga psicóloga, Alexandra Gómez, que nos compartiera algunas recomendaciones puntuales para motivarnos, tanto a padres como a hijos, para el año escolar. Aquí sus consejos:

  • Enseñarles a nuestros hijos a ser agradecidos, no todos tienen la oportunidad de poder estudiar. Fortalecer en ellos los valores y principios de respeto, comprensión, honestidad, cooperación y solidaridad, tanto en el centro educativo como en casa.
  • Hacer énfasis en el cumplimiento de los planes diarios de estudio y en el abordaje de sus compromisos y actividades, tomando en cuenta espacios de entretenimiento y reposo. Debemos saber cuándo acompañar y cuándo dejar que ellos resuelvan sus inconvenientes, sin ser demasiado exigentes.

  • Los tiempos de descanso y otras actividades son muy importantes. Debemos buscar que sean, ojalá, recreativas, para que los mantengan ocupados en su tiempo libre, sin caer en la presión, y dejando tiempo para el descanso.
  • Para lograr un mejor aprovechamiento de sus habilidades emocionales, sería de gran ayuda conocer cuál es su inteligencia para aprender, ya que, según la teoría de las inteligencias múltiples, del Dr. Howard Gardner, existen ocho diferentes inteligencias y conocerlas podría darles ventaja a la hora de estudiar y desenvolverse en clase.
  • ¿Y saben qué es muy importante? Demostrarles que tenemos fe en ellos: cuando creemos en las capacidades de nuestros hijos, ellos desarrollan valentía y confianza.

También recuerden, mamás y papás, que no están solos, y que instituciones como el Banco Nacional tienen programas de apoyo económico. Por ejemplo, BN Educación, que ofrece préstamos para financiar los estudios y matrículas de sus hijos.

Así que ¡ánimo!, y que este año lectivo 2018 en equipo sea muy exitoso. ¡Bendiciones!

La especialista que colaboró en este artículo es la Dra. Alexandra Gómez Palavicini, psicóloga y directora de D´familia. Teléfono: 2430-7878.

6 comentarios

  1. Oh, Dios! Lo recuerdo como si fuera ayer. Qué situación más incómoda y difícil.
    Yo creo que lloraba más yo que ellos!

    1. ¡Hola Rosita! Gracias por contactarnos. Te contamos que la tarjeta de crédito es una excelente opción para usarla como capital de trabajo en tu negocio. Te dejamos este correo electrónico para que podás recibir asesoría: jjimenezp@bncr.fi.cr ¡Saludos!

  2. Hola doña Adriana espero se encuentre bien … Cómo podría enviarle un correo para comentarle algo ? Tal vez ud pueda ayudarme o guiarme ..muchas gracias

  3. Hola doña Adriana espero se encuentre muy bien…
    Cómo podría enviarle un correo para comentarle algo tal vez ud me pueda guiar
    Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

A %d blogueros les gusta esto: