Yo todavía no me explico cómo es que ya llegamos a julio. Eso de que “el tiempo vuela” de verdad que es cierto y, en un abrir y cerrar de ojos, ya estamos iniciando la recta final del año.

No podés cambiar el viento, pero sí podés ajustar las velas para alcanzar tu destino. – James Dean

Vamos en un “corre corre” tan acelerado que pocos hemos frenado para hacer un recuento de los objetivos que se tenían para este 2018, para valorar cómo nos ha ido y qué nos falta por cumplir. Hoy te invito a que reflexionemos al respecto.

No es raro que muchos nos hayamos salido del camino; que de todos los objetivos, la mayoría aún estén, como lo llamamos en Costa Rica, “a medio palo”. Por eso te hago el aviso, para que volvás a retomar tus metas y recargués baterías para llegar a esos objetivos con que empezaste el año.

  • La primera recomendación es tomar un poco más de tiempo para vos, para disfrutar con la familia, para hacer las cosas que te gustan. Está más que comprobado que un buen descanso mental ayuda a ordenar las ideas para planificar lo que viene.
  • Valorá solo las dos cosas más importantes que te propusiste y no has logrado. No hay que saturarse de mil autoreclamos. ¡Vamos por partes! Mi abuelita diría: “despacio y con buena letra”.
  • Lo siguiente es ponerte la mano en el corazón y ser consciente del porqué no lo lograste. ¿Falta de tiempo, situaciones inesperadas o, tal vez, metas poco realistas?
  • Consciente de esto, lo siguiente es hacer un listado de lo que no hiciste o no hiciste bien y de lo que debés cambiar para realmente lograr tus objetivos. Nada más cierto que la frase: “si el plan no funciona, cambiá el plan, PERO no cambiés de meta”.
  • Por último, creo que es muy importante no ser tan duros con nosotros mismos, si no logramos de una lo que nos habíamos propuesto. Lo bueno es que a estas alturas del año podemos frenar, valorar nuestros sueños y seguirlos encaminando o tomar la decisión de cambiarlos, si fuera el caso.

Nada cae del cielo. Todo tiene una cuota de sacrificio y esfuerzo, y lo mejor es cuando llega el momento de decir: “¡Lo logré!”. Aprovechemos entonces para reconocer y cambiar, siempre, eso sí, con una buena inyección de motivación y positivismo, porque a nosotros ¡nada nos frena!

Total
220
Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

A %d blogueros les gusta esto: