Estamos justo a la mitad del curso lectivo y no todos los niños y jóvenes tienen el rendimiento académico que esperábamos. Aunque las alertas estén encendidas, todavía hay tiempo para que saquen buenas notas, en caso de que deban puntos.

Para este tema, mi buena amiga, la psicóloga Gabriela Piedra, nos comparte sus recomendaciones para salvar este año académico, si van “en rojo”, especialmente por un asunto de motivación.

Lo primero es tener calma. Todos aspiramos a que nuestros hijos tengan las mejores calificaciones siempre o, por lo menos, a que aprueben el año de manera exitosa y sin tanto estrés.  Sin embargo, esto no siempre se puede cumplir.

Para Piedra, si a alguno de nuestros hijos no le va bien, debemos identificar las razones por las tiene bajo rendimiento. Algunos presentan dificultad de aprendizaje que, con hábitos de estudio o lecciones extra, se puede corregir; pero si lo que existe es desmotivación o falta de interés hacia el estudio, las siguientes recomendaciones pueden ser de muchísima utilidad:

  • Indagá la principal razón de esa actitud de desinterés, porque algunas veces se da por causas externas al niño o joven. Por ejemplo, por un ambiente escolar tenso y aburrido o por no tener buenas relaciones en su vida social. No le restés importancia y validá como se sienten en su lugar de estudio.
  • Asegurate de que los docentes tengan estrategias interesantes (no aburridas) para mejorar las lecciones. Se debe conversar con nuestros hijos para tener seguridad de que es por falta de interés y no por la calidad de las clases.
  • Revisá que tus hijos tengan adecuados hábitos de estudio, lo cual implica una disciplina en donde se posterguen otros intereses que no son prioridad. Elaborá un horario realista y muy balanceado, en el cual también existan momentos de esparcimiento; saturarlos con cantidades excesivas de estudio cansa y desmotiva.
  • Procurá no centrar tu aprobación y orgullo solo en las buenas notas. Recordá que tu hijo es un ser integral que necesita tu apoyo y afecto, independientemente de sus notas. Lo importante es que disfrute y aprenda.
  • Evitá el uso de “estímulos” o “premios” a cambio de buenas calificaciones. Esto solamente logra que  tenga  buenos resultados por conveniencia y no por su beneficio personal. Estimulá a tus hijos para que asuman la responsabilidad escolar.
  • Acompañalos a realizar tareas, trabajos y estudio, pero no hagás las cosas por ellos.
  • Recordá que nosotros, sus padres, somos el ejemplo que ellos siguen. Hay que enseñarles a los hijos a amar lo que uno hace, por pura satisfacción personal, como el trabajo, a esforzarse por lograr objetivos y a construir un proyecto de vida.
  • Para cerrar, nuestra invitada para este artículo, Gabriela Piedra, considera que este acompañamiento debe ir de la mano del cariño y la validación de los niños o jóvenes; que ellos nunca crean que los amamos solo si son buenos estudiantes. La comprensión y las buenas relaciones en la familia van por encima de cualquier nota.

Fuente: Dra. Gabriela Piedra G., psicóloga.

Teléfonos: 2234-9893 | 8371-7847

Total
330
Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

A %d blogueros les gusta esto: