Los regalos siempre serán bien recibidos por las mamás, pero ¿qué te parece si este año sorprendés a la tuya con una deliciosa cena?

De nuevo, mi amigo, el chef internacional (radicado en Costa Rica) Fabricio Mengarelli me ayudó en esta tarea de compartirte tres recetas fáciles, para que te animés a preparar la cena completa, con opción de ensalada y postre.

ENSALADA DE FRIJOLES BLANCOS

(4 personas)

Ingredientes:

  • 400 g de frijoles blancos
  • 1 zanahoria
  • 1 tomate a medio madurar
  • ½ cebolla morada
  • ½ limón mesino
  • 40 g de queso Turrialba
  • 40 g de vinagre balsámico o vinagre de manzana
  • 15 ml de aceite de oliva extravirgen
  • 45 ml de mostaza
  • 5 g de sal

Procedimiento:

Cocé los frijoles en agua hirviendo por 40 minutos, hasta que queden firmes (que no se desarmen o se rompan). Escurrilos y enfrialos con agua.

Pelá una zanahoria y cocela en agua salada hasta que, al pinchar con un palillo, se note tierna. Escurrí el agua caliente y refrescala en abundante agua fría para cortar la cocción. Cortala en pequeños dados. Troceá el tomate en pequeños dados también. Podés pelarlo, pero los trozos son tan pequeños que apenas se nota la piel.

Por otro lado, pelá y picá media cebolla morada en trozos de igual tamaño que los de las verduras anteriores. Mezclá todas las verduras con las lentejas. Rallá el medio limón, exprimí su jugo y agregá ambos ingredientes a la mezcla.

Prepará una vinagreta con mostaza para aderezar la ensalada. En un tazón amplio, batí el aceite junto con el vinagre, la mostaza, la sal y la pimienta. Cuando la mezcla haya emulsionado (mezclado bien) y todos sus ingredientes estén integrados, rociá con ella la ensalada y remové bien. Serví con el queso Turrialba desmenuzado por encima.

PECHUGA DE POLLO A LA NARANJA

(2 personas)

Ingredientes:

  • 2 pechugas de pollo
  • 2 naranjas grandes que luzcan jugosas
  • 1 cebolla morada pequeña
  • 1 diente de ajo
  • 25 ml de salsa de soya
  • 25 ml de vinagre de manzana
  • 5 ml de miel
  • 5 ml de maicena
  • 1 chorrito de vino blanco
  • 10 g de perejil
  • 20 ml de aceite de oliva extravirgen
  • Pimienta negra molida a gusto
  • Sal a gusto

Procedimiento:

Pasá primero las pechugas de pollo por papel de cocina. Retirá los posibles excesos de grasa y cortá en piezas de un bocado, más o menos del mismo tamaño. Salpimentá ligeramente. Picá la cebolla morada y el diente de ajo.

Exprimí las naranjas en un recipiente, procurando recoger también la pulpa. Añadí el diente de ajo picado, la salsa de soja, el vinagre, la miel, el almidón de maíz (maicena), el vino blanco y la pimienta negra. Batí todo bien.

Calentá, durante unos minutos, un poco de aceite en una sartén y la cebolla morada picada. Incorporá el pollo a fuego fuerte y salteá durante unos minutos, hasta que se dore bien. Añadí la salsa, repartiéndola bien, y llevá a ebullición. Bajá la temperatura y dejá cocinar unos 10 minutos más o hasta que espese. Corregí de sal y añadí un poco de perejil picado.

¿Con qué acompañar este platillo?

Este plato de pechuga de pollo a la naranja se combina fácil y de maravilla con algún cereal neutro, como un sencillo arroz cocido o con unas papas cortadas en cuadraditos y salteadas. Es una receta estupenda para preparar con antelación, congelar o, incluso, para llevar al trabajo (en un recipiente plástico), ya que la salsa conserva la carne muy jugosa y aromática.

CREMA DE TIRAMISÚ

(8 personas)

Ingredientes:

  • 2 yemas de huevo
  • 200 g de queso crema
  • 2 cucharaditas de jugo de limón mesino
  • 200 ml de crema dulce
  • 60 g de azúcar molida
  • 5 ml de licor de café (opcional)
  • 4 g de gelatina en polvo sin sabor
  • 50 ml de leche
  • Cacao en polvo

Procedimiento:

Batí la crema dulce hasta aumentar (tiene que estar bien fría). Cuando comience a espesar, agregá el azúcar molido y continuá batiendo hasta que esté consistente, teniendo cuidado de no pasarte para que no se corte. Si decidís darle un toque de café, añadí el licor y remové suavemente.

Colocá dos cucharaditas del jugo de limón sobre el queso crema y mezclá bien. Luego, batí el queso crema con las yemas de huevo. Verté la leche en un recipiente pequeño y calentala en el microondas durante 30-40 segundos. Añadí la gelatina (previamente disuelta) a la leche caliente. Verás cómo se funde con el calor, pero debés remover para integrar. Esperá cinco minutos para que pierda temperatura antes de añadir, poco a poco, al queso crema con las yemas.

Terminá añadiendo a esta mezcla la crema dulce montada, poco a poco, removiendo con movimientos envolventes de abajo hacia arriba, para que no se baje. Transferí la mezcla a ocho vasitos y dejala reposar en la refrigeradora durante una hora para que tome cuerpo. Espolvoreá con cacao en polvo antes de servir.

¡Tres ricas opciones para chinear a mamá!

Fuente:

Fabricio Mengarelli, Gerente Chef Consultor, Mi Gastronomía.

Sitio web: www.migastronomia.com | Correo: info@migastronomia.com | Facebook: /migastronomiapuntocom

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

A %d blogueros les gusta esto: