Este mes celebramos la independencia de nuestro país; sin embargo, hay otro tipo de independencia del que me gustaría hablar entre vos y yo. Se trata de la “independencia financiera”, ¿alguna vez has escuchado el término? ¡Aquí te cuento un poco!

Una persona independiente financieramente es aquella que tiene la capacidad de llevar unas finanzas saludables que sirvan a sus metas y objetivos de vida; esto sin que el dinero se convierta en una limitante u obstáculo para realizar todo aquello que se proponga.

En mi caso, como jefa de hogar, debo estar muy pendiente de mis finanzas, sobre todo de llevar un orden de lo que se debe pagar, los gastos de la familia y hasta considerar imprevistos; pero, ¿verdad que en ocasiones uno duda si lo estará haciendo bien o si se puede mejorar, para sentir menos presión sobre los hombros?

Con el propósito de lograr unas finanzas saludables, acudí a mi gran amiga, Cinthya Morera, Directora de Segmento Mujer del Banco Nacional. Ella me comentó que los objetivos más comunes que tienen las personas son la compra de la vivienda, la educación, compra de vehículo y la pensión voluntaria, y que, para alcanzar estas metas, ¡es de vital importancia ahorrar!

Orden en las finanzas

Para Cinthya Morera, una adecuada administración de los ingresos es un pilar fundamental que nos permite desarrollarnos, pues una correcta administración de las finanzas personales conlleva a nuestra prosperidad financiera.

“Cuando las personas revisan su presupuesto mensualmente, pueden tener un panorama completo de sus finanzas y tomar decisiones para alcanzar sus objetivos. Por ejemplo, determinar si están gastando más de lo que les ingresa, si su nivel de endeudamiento está controlado y cuánto les falta para concluirlo. Pueden determinar en qué están gastando su dinero y si tienen recursos ociosos que pudieran enfocar en compras grandes o inversiones. Eso solo se logra revisando el presupuesto mensualmente. Así lo hacen las empresas”, aseguró Morera.

¿Cómo lograr un buen manejo de tus finanzas?

Con disciplina y planificación. Tenés que darle un objetivo claro a cada dinero que recibís; de lo contrario, es muy probable que este se disipe rápidamente. El dinero destinado a tus ahorros es fundamental, y lo idóneo es que corresponda como mínimo al 10% de tu ingreso.

Dato importante: Tus gastos mensuales no deberían superar tus ingresos mensuales, para así alcanzar una capacidad de ahorro que te permita generar otros activos, los cuales, a su vez, te generen más ingresos.

¡Ojo aquí! Nuestra asesora, Cinthya Morera, nos comparte una manera para saber el estado de tus finanzas personales:

  • Si tu patrimonio (la suma de todos tus bienes menos la suma de todas tus deudas) es menor a la mitad de tu salario anual, existe riesgo de quiebra.
  • Si tu patrimonio es menor a cuatro salarios mensuales, necesitás mejora.
  • Si tu patrimonio es mayor a cinco salarios anuales, estás en camino a la libertad financiera.

De acuerdo con Morera, “la libertad financiera es el número de días que una persona puede vivir de sus ingresos sin trabajar físicamente”.

Consejos básicos:

  1. Realizá un presupuesto mensual y tratá de cumplirlo. Eso te da libertad de gastar el dinero en lo que querás. Al inicio se puede tardar unos tres meses hasta ajustar los gastos y, de ahí, empezar a aumentar la capacidad de ahorro.
  2. Utilizá instrumentos de ahorro bancarios. Por ejemplo, podés abrir una cuenta para ahorrar, incluso con objetivos específicos. Esto para evitar la tentación de gastar ese dinero en cosas que no debés. Podés manejar, de forma separada, una cuenta para gastos, con lo que evitás gastar de más. ¡Perdele el miedo a los instrumentos de inversión! Acercate al banco y conocé cómo funcionan, ¡es muy sencillo!
  3. Abrí un fondo de pensión con al menos un 1% de tus ingresos y aumentá ese porcentaje año con año. Consultá con la operadora de pensiones sobre tu meta de inversión, para planificar cuánto ingreso necesitarás y tratar de subir un 1% por año, hasta alcanzarla.

Otros consejos útiles son: ir al supermercado con lista, vender o donar cosas que no necesitás, eliminar suscripciones, planificar ahorros mensuales para cubrir todo tipo de compra que realicés durante el año y reducir o eliminar deudas de consumo, para enfocarte en deudas de activos que se aprecien, como la vivienda.

¿Qué te parecieron estos consejos? ¡Compartinos los tuyos!

Fuente: Cinthya Morera, Directora de Segmento Mujer del Banco Nacional.

 

Total
42
Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

A %d blogueros les gusta esto: