Aprender a gastar menos y a ahorrar más no debe ser una tarea imposible o inalcanzable, mucho menos te debe generar dolores de cabeza. Recoger monedas o guardar los vueltos es una buena práctica, la idea es tener una meta que nos motive a guardar un poquito de forma constante; como decían nuestros abuelos, “de poquito en poquito se llena el tarrito”.

¿Sabías que octubre es el mes del ahorro? Pues sí, el 31 celebramos el Día Mundial del Ahorro; por eso, en este artículo, más que en otros anteriores, te quiero invitar a lograr este hábito, aplicando pequeños o simples consejos en tu vida diaria, que se traducirán en mejoras en tu vida financiera.

Mi asesor en temas financieros, como sabés, es el Banco Nacional, y si algo me ha enseñado es que la administración de mi ingreso está estrechamente relacionada con mis decisiones de compra, ya que, antes de comprar, es necesario comprender bien la diferencia entre los artículos de necesidad básicos y los de consumo.

Se debe tener claro que las necesidades básicas están relacionadas con alimentación, techo, vestido y transporte. Para evitar que los gastos superen los ingresos, habrá compras que solo deben realizarse si hay excedente en el presupuesto mensual, luego de que se han pagado todos los gastos fijos y variables básicos, más las deudas.

Te comparto algunos consejos que me han funcionado como administradora de mi hogar y en mi vida personal.

  1. Mantené tu nivel de deuda en lo más bajo que podás. Pagar por el dinero prestado es lo más costoso que hay; por eso, es bueno siempre tratar de obtener la mejor tasa de interés y pedir prestado lo menos posible.
  2. Usá una lista. La mentalidad del ahorro no es cohibirse de las cosas que querés, es reducir las compras impulsivas. Hacé una lista de las cosas que querés antes de salir a comprar. Después de 30 días, revísala y te darás cuenta de que has cambiado de opinión y de que hay cosas que ya no querés o cuyo precio ha bajado.
  3. Minimizá tus costos de transporte. Buscá la mejor opción para movilizarte, coordiná con un compañero de trabajo para compartir viaje y tratá de poner tus citas de negocios en lugares cercanos a tu trabajo o de camino a tu casa, para evitar gastar de más.
  4. Llevá comida de la casa a tu trabajo. Siempre será más barato y hasta más saludable que conseguir comida por fuera. Te sorprenderás del ahorro semanal que representa este hábito.
  5. Ahorrá en tus vacaciones. Tratá de conseguir una habitación de hotel con cocina para poder ahorrarte unos colones cocinando; por ejemplo, en el desayuno. No olvidés tampoco el intercambio de “hospitalidad”, que te puede ayudar a pasar unas vacaciones menos costosas.
  6. Hacé las compras de Navidad a lo largo del año. Unos de los mejores momentos para encontrar el regalo perfecto para tus seres queridos son las temporadas de descuentos. Podés mantener a mano la lista de regalos para cuando te encontrés con una buena oportunidad, así gastarás menos.
  7. Tus amigos te pueden ayudar a ahorrar. Intercambiá con ellos películas, libros, juegos de video y otros artículos que no sean de obligatorio uso personal.
  8. Aprovechá los instrumentos bancarios.

El Banco Nacional cuenta con instrumentos financieros para ahorrar o invertir por objetivos, entre los cuales destaco:

  • BN Ahorro Programado: con este producto podés ir acumulando una cantidad de dinero por medio de una deducción fija o aportes voluntarios por un tiempo determinado, en colones o dólares y en períodos semanales, quincenales o mensuales. Este modelo permite tener un ahorro mensual fijo para lograr un objetivo específico, ya sea, en el caso personal, para pagar el marchamo de tu vehículo, un viaje o los gastos de fin de año. En el caso de una pyme, servirá para atender gastos como aguinaldos de sus trabajadores, entre otros.
  • BN Fondos de Inversión: son instrumentos en los que, según el plazo de liquidación, la moneda y la inversión inicial, los inversionistas podrán ajustar sus objetivos particulares con los objetivos del fondo. Los rendimientos son capitalizables, poseen subcuentas y permiten inversiones sucesivas y débitos automáticos, para alcanzar los objetivos de ahorro.
  • BN Vital: los fondos voluntarios de pensiones son un tipo de plan de ahorro a largo plazo, al menos a 20 años, para complementar tu pensión.
Total
8
Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

A %d blogueros les gusta esto: