¡Qué felices estarían nuestras abuelitas si supieran todos los esquemas que hemos sido capaces de romper, y todo lo que tenemos por delante!

 

Porque estamos en un mundo de cambios, transformaciones sociales y mayor apertura para que las mujeres nos desarrollemos en lo que queramos, ya sea en lo laboral, en lo personal y hasta en lo académico. Hoy somos parte de la generación con más mujeres en puestos de liderazgo, con mayor cantidad de estudiantes graduadas de universidades, con más emprendedoras, y que está más anuente a romper las barreras que la sociedad nos ha puesto a las mujeres a lo largo de la historia. Pero el camino no ha sido fácil… lo sé por experiencia propia.

Sí, yo sé lo que es que te vean diferente y te juzguen por querer hacer las cosas distinto.

De niña, algunas chiquitas me decían “marimacha” porque me gustaba jugar al fútbol con los vecinos del barrio. Me sentía muy mal y no entendía por qué me decían así si lo único que quería era jugar con mis amigos. Yo no me sentía distinta por el hecho de ser mujer.

Después decidí entrar al periodismo deportivo y otra vez fui blanco de críticas destructivas, ya que muchos decían que ¡eso no era de mujeres! Con firmeza, y confiando en mis capacidades y cualidades, decidí demostrar que yo era de una nueva generación que no acepta que frenen sus sueños, que quería y podía ser buena en la profesión que eligiera.

Algunas veces, en los estadios, me gritaban cosas como que mejor me fuera a barrer mi casa, que pobrecito mi hijo con una mamá que estaba metida en las canchas y muchas barbaridades que no les puedo ni contar aquí. A mí me dolía mucho pero siempre seguía convencida en lo que yo quería alcanzar, no por reconocimiento de otros sino por demostrarme a mí misma de lo que era capaz. ¡Y lo logré! Hoy doy testimonio permanente de que nada nos debe detener, que nada ni nadie nos puede frenar.

¿Saben qué pasa? Que muchas veces dudamos de nuestras capacidades. Lo más importante siempre será creer en nosotras mismas; no importa lo que nos digan los demás, todas y cada una de nosotras somos capaces de cosas increíbles, aunque primero tenemos que aprender a superar las barreras mentales que a veces nosotras mismas nos ponemos.

Además, para aquellas que empiezan sueños de emprendimiento, recordarles que hoy más que nunca tenemos acceso a herramientas financieras, académicas y demás, para apoyarnos en nuestro crecimiento profesional y hacer realidad todas nuestras metas personales.

Precisamente de esto habla la nueva campaña de BN Mujer, sobre la importancia de que exista una igualdad en el acceso a servicios y productos financieros, para así apoyar al progreso social y económico del país.

Recibir asesoría financiera y productos bancarios con excelentes beneficios para poder hacer realidad todos nuestros proyectos, es posible con BN Mujer del Banco Nacional. Así más luchadoras como vos y yo podrán hacer realidad sus metas y tener independencia financiera.

No olvidemos que somos mujeres que se superan y que no dejan que nada detenga sus deseos de llegar siempre más alto.

¿Alguna vez te dijeron que no eras capaz de algo solo por ser mujer? Contanos en un comentario cuáles fueron esas frases y cómo pudiste superarlas. Hoy te quiero invitar a que seas parte y testimonio de esta generación. ¡Porque somos guerreras, luchadoras y sin miedo a lo que venga!

 

Total
450
Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

A %d blogueros les gusta esto: