Diciembre siempre es mes de carreras, preparativos navideños, compras, reuniones, fiestas, etc., en donde muchos esperan regalos y atenciones especiales de otros. Todo muy bonito pero, lamentablemente, poco a poco la Navidad se ha convertido en una época en donde abunda el consumo desmedido y hemos dejado de lado lo más importante en estas fechas: disfrutar de bellos momentos junto a quienes más amamos.

Entonces, se me ocurrió hacer una lista de los regalos no materiales que podemos dar y regalar a manos llenas y que pueden ser los que nos produzcan los momentos más valiosos de la época.

Esta es mi lista, pero vos podés agregar lo que querás.

– Encontrar una motivación clara del por qué a pesar de todo lo difícil que me rodea puedo ser feliz. Esto es tener una buena actitud siempre.

– Empezar cada día con un objetivo, un plan que me motive y me haga llenarme de sensaciones positivas.

– Voy a hacer todo lo posible para rodearme solo de personas que me aporten buenas sensaciones, a la gente tóxica, ¡la voy a evitar!

– Usar más el poder de una sonrisa, que pueda cambiar la vida de cualquiera. Si yo sonrío las personas me van a devolver esa sonrisa, inténtalo y verás lo asombroso del resultado. 

– El don de tratar bien a otros, como yo quisiera ser tratada.

– Hablar de frente y con la verdad. Ese sería un regalo maravilloso que evitaría tantos problemas en nuestras relaciones  y en el mundo. 

– Humildad y autenticidad. Debo conocerme bien y lo más importante, debo encontrar la coherencia entre lo que digo pienso y hago.

– Tener paciencia y control en el manejo de crisis: esto aplica para ¡todo!, puede salvar tu trabajo y hasta tu familia.

– Trabajar por encontrar y desarrollar tu capacidad de adaptarte a los cambios. Eso nos ayudará si llegan pruebas difíciles durante el próximo año. 

–  Y voy a ser agradecida en todo momento. Le voy a recordar a todos los que amo lo importantes que son para mí hoy, ya, en vida.   

Por último, (pero no menos importante) recordemos que ninguno de nosotros puede alcanzar la felicidad totalmente solo. Nos necesitamos unos a otros. Vos necesitás de alguien, y alguien necesita de vos.

Por eso, ahora que reflexionamos lo que nos dejó este 2018 y nos preparamos para el 2019, recordemos esto que es muy importante para hacer “que la vida funcione” mejor:  tenemos que descansar y apoyarnos en otros.

Relacionarnos y responder.

Dar y recibir.

Confesar y perdonar.

Alcanzar, abrazar y confiar.

Amar, mucho, siempre…

Total
135
Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

A %d blogueros les gusta esto: