“No todos nosotros podemos hacer grandes cosas. Pero podemos hacer pequeñas cosas con gran amor”.

Madre Teresa de Calcuta (Fundadora Congregación Misioneras de la Caridad).

Empiezo por la petición más grande… ¡no escondamos qué y cómo somos! mantengamos nuestra esencia, nuestra espontaneidad, nuestras virtudes, y hasta nuestras debilidades, que nos convierten en la mujer que somos y para a partir de aquí, reconocer que tenemos muchas misiones en la vida, responsabilidades, metas, al mismo tiempo que intento día a día en combinarlas para sobrevivir.

“No hay nada en este mundo que podamos imaginar y que, si lo queremos de verdad, no lo podamos conseguir.”  Este pensamiento me encanta porque define lo que hoy te quiero decir, la vida es de etapas, de objetivos que pueden ir cambiando, pero todo siempre con la misma misión, ser felices que es en lo que todos deberíamos enfocarnos y trabajar más fuertemente.

Por ejemplo, a estas alturas de mi vida, yo no pido mucho, solo que  Dios me permita construir mi propia felicidad y la de los que amo con bases sólidas y fuertes, pero para eso debe entender en la etapa en que estoy y valorar todas las  anteriores que ya he superado. De esas etapas podemos ir hablando poco a poco aquí ENTRE VOS Y YO.

Empiezo por una etapa clave, el decidir qué quiero ser en la vida. Una vez que salimos del colegio, muchos pasamos por la etapa de confusión de no estar seguros qué queremos estudiar. Yo por ejemplo en el cole decía que estudiaría Informática, Preescolar, después Relaciones Internacionales y terminé en Comunicación y Periodismo. Todos tenemos derecho a dudar qué quiero estudiar y hacer a futuro. Y como lo digo siempre a mis hijos, nos debe gustar realmente mucho, porque será lo que vamos a hacer el resto de nuestras vidas.  No es malo dudar, lo malo es no tener metas y sueños. Eso sí me parece triste.

De hecho, muchos encuentran su pasión ya después de muchos años o por casualidad, pero si lo que estás haciendo hoy no te hace feliz tenés que cuestionarte lo qué sí te cambiaría la vida, y te haría levantarte 100% motivada cada mañana.

De igual forma, si decidís lo que querés, seguí hacia adelante sin dejarte influenciar por lo que los demás que te digan que debes o no hacer. Lo digo por experiencia propia, porque soy una mujer que creció sin el necio zumbido en su oído de lo que la sociedad dictaba que podíamos o no hacer, esto porque tuve una mamá y un papá que me empoderaron y me dejaron ser una chiquilla feliz en medio de mejengas de fútbol y juegos “no aptos para niñas” , y no dudaron en apoyarme cuando dije que quería ser periodista en el área deportiva.  Hoy, le doy gracias a ellos por darme la vida, pero la vida que yo quería, con libertad y responsabilidad, y con sueños sin techo.

Por eso, mi mensaje hoy es directo para vos… no importa tu edad, ni lo que hayás vivido o lo que te hayan dicho. Hoy es el día para empezar a ser la persona que querés ser, sin miedos ni muros mentales ¡Ya no más!, y la decisión sólo está en vos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

A %d blogueros les gusta esto: