Presupuesto, herramienta clave para cumplir tus metas

Todos tenemos un propósito en la vida que nos incentiva a lograr metas o sueños, pero si estás pensando en viajar o comprar el carro que tanto deseás, elaborar un presupuesto te puede ayudar a lograrlo. En esta nota valoramos esta útil herramienta, de la mano de mi asesor financiero, el Banco Nacional.

¿Qué es y para qué sirve un presupuesto?

Mi gran amiga Cinthya Morera Hernández, Directora de Desarrollo y Mujer del Banco Nacional, define el presupuesto como una herramienta muy valiosa para todos, que nos permite planificar nuestros gastos, ingresos, ahorros e inversiones.

Nos permite calcular con cierta anticipación los gastos en los que incurriremos, o bien, las ganancias que podemos tener en un período determinado así como conocer cuánto dinero podemos destinar al ahorro e inversión para el cumplimiento de nuestras metas, o simplemente identificar en qué estamos gastando el dinero, cuánto necesitamos para cubrir nuestras necesidades y tomar medidas cuando se requiera hacer un recorte de gastos.

Según Morera con un presupuesto se puede organizar el dinero para usarlo de una manera más asertiva; por ejemplo, podemos determinar prioridades e identificar los gastos por ajustar. Ordenar las finanzas a tiempo nos permitirá tomar decisiones acertadas y definir la mejor vía para alcanzar las esas metas planteadas.

“Lo primero que se debe hacer es un análisis, teniendo en cuenta los ingresos, es decir cuánto dinero percibo, así como las obligaciones y los gastos que se tienen de manera recurrente. Se debe decidir también cuánto dinero se puede destinar para hacer frente a los imprevistos”, destacó la Directora de Desarrollo y Mujer del BN.

Pasos para hacer un presupuesto personal

Para hacer un presupuesto y lograr tus objetivos, primero debés sentarte y hacer lo siguiente:

  • Una lista de los ingresos mensuales.
  • Una lista de los gastos fijos cada mes.
  • Una lista de los gastos que varían cada mes.
  • Un cálculo de la diferencia entre gastos e ingresos.
  • Determinar de cuánto dinero disponés para ahorro, inversión e imprevistos.

Luego, te recomendamos tomar en cuenta estos pasos:

  • Preparar el material necesario, una hoja en Excel o lápiz y papel, detallar gastos regulares y realmente necesarios.
  • Clasificar los gastos, para ver en qué vas a gastar cada cosa.
  • Calcular variantes importantes (como cambios de moneda u otros)
  • Definir muy bien tus prioridades.
  • Tener en cuenta un fondo de emergencias, para cubrir imprevistos.
  • Programar una revisión del presupuesto cada cierto tiempo, tres meses por ejemplo.
  • De ser necesario podés buscar asesoría al momento de revisar gastos e ingresos para optimizar el presupuesto.

Asimismo, a continuación, te comparto algunas recomendaciones para que aprendás a priorizar tus gastos y manejar bien sus ingresos.

1. Tu bienestar es primero. Presupuestá los servicios de salud para que podás tener tranquilidad para vivir tu día a día.

2. Elaborá un presupuesto que podás cumplir.

3. Las obligaciones son una prioridad, que los gastos no te quiten tu tranquilidad. Por eso recordá el compromiso de tus obligaciones con diferentes entidades, como servicios públicos y préstamos.

4. Estimá el dinero que desembolsarás para alimentación, recordando que los productos de la canasta básica son la prioridad.

5. Identificar si hay productos de menor precio que podás sustituir, sin irte por la primera alternativa que se te presente.

6. Evitá endeudarte y no generés expectativas de gastos inmediatos con posibles ingresos futuros, debido a que puede ocasionarte un desbalance del presupuesto.

7. Por último, podés reducir tus gustos no tan prioritarios como la recreación, compras de vestuario o calzado, así como idas a cine y, de ser posible, destinar cierta cantidad al ahorro.

Fuente: Cinthya Morera Hernández, Directora de Desarrollo y Mujer del Banco Nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

A %d blogueros les gusta esto: