¿Cómo dar ese primer paso? Esa es la pregunta que nos hacemos la mayoría y realmente es una decisión difícil para muchos, pero ¿en realidad es así? Te cuento que no, dar el primer paso es iniciar con un ahorro que con el tiempo se nos va a hacer costumbre, hasta convertirnos en verdaderos “maratonistas” del ahorro. 

El ser humano es un ser de costumbres. Si nos acostumbramos a ahorrar, no importa cuánto, se nos hará un hábito y, por tanto, luego podremos dar el salto e invertir. Para hablar más sobre este tema, en esta ocasión le pedí ayuda a mi amigo y Gerente General de BN Fondos, Pablo Montes de Oca.

Ya tenés tus ahorros, ¿has pensado en varias ideas para sacarles provecho, quizás en un negocio o algo que te genere? Un fondo de inversión es un instrumento financiero que te permitirá tanto ahorrar como invertir, de manera fácil y segura. Además, podrás ir incrementando tu dinero de forma automática y para distintos objetivos, de acuerdo con tus necesidades. Es un excelente complemento a tu cuenta corriente, de ahorro o electrónica.

Según Pablo Montes de Oca, con un fondo de inversión podés tener recursos a la vista, para aquellos casos en que necesités disponer del dinero en cualquier momento, o bien, a plazo, para metas de inversión a mediano y largo plazo. Con este instrumento, es posible también crear subcuentas, lo que te permitirá llevar un mayor orden de tus inversiones.

“Existe el mito o idea de que un fondo de inversión es solo para grandes capitales, lo cual no es cierto. Los fondos de inversión nacen para permitir que una persona o una micro, pequeña o mediana inversionista incursione en el mercado de valores; por ello es que contamos con montos de inversión muy accesibles”, destacó Montes de Oca.

La apertura del fondo la podés hacer con solo ₡5.000 o $20, podrás ir ahorrando desde ₡1 o $1 en adelante, y lo mejor es que, para tu comodidad, podés hacerlo desde tu cuenta de ahorro o con débitos automáticos y así despreocuparte de ello.

Beneficios de los fondos de inversión

Los fondos de inversión se adaptan a cada una de tus necesidades, ya sea si deseás ahorrar de forma personal o como micro, pequeña o mediana empresa y te dan estos beneficios:

  • Mantener recursos a la vista o a plazo.
  • Realizar inversiones y retiros en cualquier momento.
  • Hacer deducciones automáticas desde tu cuenta corriente, de ahorro o electrónica hacia el fondo de inversión.
  • Facilidad para organizar las inversiones por subcuentas.
  • Montos de inversión inicial accesibles (¢5.000 y $20).
  • Inversiones sucesivas y retiros de ¢1 y $1 en adelante.
  • Apertura y transacciones mediante BN Internet Banking y la app BN Móvil las 24 horas.
  • Variedad de productos.

Para invertir en un fondo de inversión de cara a un futuro negocio, es importante:

  • Establecer el objetivo de tu ahorro o inversión.
  • Analizar los aspectos de inversión: plazo (corto, mediano o largo), moneda, riesgo y flexibilidad.
  • Conocer y analizar los productos en los que vas a invertir. Existen productos para cada una de tus necesidades; por ello, ambos deben ir muy de la mano para poder lograr el mayor provecho.

Otra recomendación de nuestro asesor Pablo Montes de Oca es que los fondos de inversión son excelentes instrumentos para que las micro, pequeñas y medianas inversionistas puedan sacar provecho a su dinero y llevar un mayor orden en las finanzas, pues al ser una figura tan flexible, permiten crear subcuentas para el manejo de los negocios, como por ejemplo:

  • Ahorrar para el aguinaldo
  • Pago de marchamos.
  • Hacer previsiones para gastos futuros.
  • Crear una reserva de dinero para imprevistos.
  • Mantenimientos.
  • Caja chica.

Los fondos de inversión incrementan el capital del inversionista, gracias al ahorro, y al hacerlo en forma automática, ese ahorro crece más rápido, sin darnos cuenta.

Fuente: BN Fondos, Pablo Montes de Oca, Gerente General.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

A %d blogueros les gusta esto: